16/17 diciembre

VIAJE DE IDA (II)

13 Oct 2015
3849 veces
Todo empieza en Serrerías. Entre maletas y los nervios silenciosos del viaje que está a punto de arrancar. Entrenadores convertidos en padres; jugadoras convertidas en hijas.
 
De camino al aeropuerto, suena Arctic Monkeys en el coche. Cae la noche. Hablamos de ese Eurobasket que España va a ganar. Seguro.

Nights were mainly made for saying things 
that you can't say tomorrow day
 
En el aeropuerto. Frente al Burger King. Es la primera vez que estamos todos. Toda la expedición. Quince. Trece y dos. Las familias nos arropan hasta el último momento. Hasta donde lo permite el control de tarjetas de embarque y documentación.
 
Comprobamos documentación. Volvemos a comprobarla. Se facturan maletas. Incluso se cena. Como si se quisiese alargar la despedida. En estos viajes suelen pasarlo peor quienes se quedan.
 
Nadie sabe lo que viene después, pero los que se van tienen la emoción de la aventura. Los que se quedan sólo pueden esperar. Que todo vaya bien.
 
Para algunas es la primera vez en un avión. Hay preguntas, hay dudas, pero también hay ganas de explorarlo todo.
 
Somos los únicos españoles entre más de cien pasajeros. La liamos en el avión antes de despegar. Un hombre de unos 120 años se gira cabreado y nos manda callar cuando todavía estamos en tierra.
 
Se acaba el viernes. Medianoche. Un grupo de trece amigas a punto de volar hacia Belfast para jugar un torneo de baloncesto. Hay cosas que no se pueden controlar. ¿Qué esperaba, caballero?
 
La seguimos liando, pero con más calma. Sólo nos llaman la atención un par de veces más. Tampoco es tanto. Es muy tarde. Noche cerrada. Cae la madrugada, pero nos cuesta dormir. Hay cosas que no se pueden controlar.
 
Nos esperan en Belfast. En teoría. Nos han dicho que estarán allí cuando lleguemos. No se lo digo a nadie, pero me da pánico que no sea así. La llegada está prevista a la 1:30, hora irlandesa.
 
Algo pasa. La mayoría de nosotros vamos en la parte final del avión. A la mitad del pasillo, cerca de Mari Cruz y Alba, alguien parece enfermo. Las azafatas van y vienen. Los que estamos lejos no nos enteramos de nada. Bastante tenemos con lo nuestro.
 
Mari Cruz, como buena enfermera, intenta ayudar. No le hacen ni caso. La cambian de sitio y le dan una botella de agua. Gracias por colaborar.
 
Tras mucho tiempo a oscuras, vemos unas luces en tierra. ¿Eso es Londres? No, tiene que ser Bristol. Ya queda poco. El avión desciende. Me alegro. Es la 1:15. Parece que llegamos con adelanto.
 
Me equivoco. Nos avisan de que hacemos una parada de emergencia porque la persona enferma está cada vez peor. ¿Esto es Belfast? No, es Bristol.
 
Aterrizamos. Suben médicos. Suben policías. Suben bomberos. Pero no baja nadie. Es lo que tienen los protocolos aéreos.
 
No nos dejan levantarnos. Evidentemente, nos levantamos. Nos dicen que dejemos de movernos. Evidentemente, no dejamos de movernos.
 
Tras una hora de evaluación, deciden que es seguro llevarse a la persona enferma. Ahora falta el papeleo, que nos autoricen el despegue y esas cosas. Yo miro el reloj. Nos esperan en Belfast. En teoría. Nos han dicho que estarán allí cuando lleguemos.
 
Pero ya son casi las 3:00 y estamos en Bristol. Despegamos.
 
Muchas se rinden y cierran los ojos. 

Aterrizamos en Belfast. Ahora sí. Deben de ser las 4:00. Nuestra maleta es la última en aparecer. Nosotros somos los últimos en salir.
 
Nos esperan en Belfast. En teoría. Nos han dicho que estarán allí cuando lleguemos. Nos lo han dicho. Me lo repito para tranquilizarme. Avanzar por el pasillo es un acto de fe.
 
Pero Breda está allí. Breda, nuestra anfitriona. Como siempre a partir de ese momento. Allí donde la necesitemos. Nos esperan cuatro coches. Particulares. Pasando la madrugada en un aeropuerto para esperarnos.
 
Yo me voy con Breda. Cogemos un atajo. Me explica que hay cambios en el torneo. Han fallado dos equipos. Pero nosotros estamos aquí. La niebla nos rodea al cruzar un bosque. Es un atajo. Lo dice Breda. Aunque nosotros sólo vemos niebla. Acto de fe.
 
Llegamos al hotel. Tres estrellas. Moqueta y madera. Irlanda. Repartimos las habitaciones. Dobles. Entrenadores, abajo junto a recepción. Jugadoras, arriba en la planta superior. El reloj marca casi las 5 de la mañana cuando se deja de escuchar ruido de pasos y maletas. Hay que dormir rápido, con los ojos apretados.
 
Mañana está a punto de empezar.
 
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Últimos comentarios

Lo + leído en el último mes

Últimas Noticias